En un capítulo del libro The evolution of the Chilean-Argentinean Andes publicado como parte de la serie Springer Earth System Sciences, un equipo de investigadores de nuestro instituto, junto con investigadores chilenos y de otras instituciones del país han presentado una completa revisión de la transgresión marina patagoniana.

Distribución de los depósitos en el centro sur de Chile y Argentina.

La transgresión marina más importante del Cenozoico en la Patagonia ocurrió durante el Oligoceno tardío-Mioceno temprano cuando una ingresión marina procedente tanto del Pacífico como del Atlántico tico inundaró la mayor parte del sur de América del Sur, incluyendo los actuales Andes Patagónicos entre ~ 41 ° y 47 ° S.

Características de los depósitos en el antearco chileno con evidencias de deformación sinsedimentaria..

La edad, la correlación y la configuración tectónica de las diferentes formaciones marinas depositadas durante este período son objeto de debate. Sin embargo, estudios recientes basados principalmente en la geocronología U-Pb y la estratigrafía de isótopos de Sr indican que todas estas unidades se habían acumulado durante el Oligoceno tardío y el Mioceno temprano.

Otros afloramientos y sus fósiles en el sector chileno.

La transgresión marina inundó una vasta zona del sur de América del Sur y, según datos paleontológicos, probablemente permitió por primera vez en la historia de esta área una conexión transitoria entre los océanos Pacífico y Atlántico.

Afloramientos del sector norte de la Cordillera Patagónica en Argentina.

La sedimentación marina comenzó en el Oligoceno tardío – al más temprano Mioceno (~ 26-23 Ma) y fue probablemente causada por un evento regional de extensión relacionado con la reorganización de la placa principal en el Pacífico sudeste. La extensión progresiva y el adelgazamiento cortical permitieron una inundación marina generalizada de la Patagonia que alcanzó su extensión máxima a ~ 20 Ma.

Típicos afloramientos del Patagoniano en la región extrandina y en la costa atlántica.

Fue seguida por una fase tectónica compresiva que comenzó alrededor de 19-16 Ma y condujo al crecimiento de los Andes Patagónicos. Los depósitos marinos más jóvenes (~ 19-15 Ma) que se acumularon en la vertiente oriental de la Cordillera Patagónica y las regiones extraandinas son coetáneos con depósitos sinorogénicos fluviales y probablemente se han acumulado bajo un régimen compresivo.

Para mayores detalles se remite a la publicación original.

Encinas, A., Folguera, A., Bechis, F., Finger, K.L., Zambrano, P., Pérez, F., Bernabé, P., Tapia, F., Riffo, R., Buatois, L., Orts, D., Nielsen, S.N., Valencia, V., Cuitiño, J., Oliveros, V., De Girolamo Del Mauro, L. y Ramos, V.A. 2017. The Late Oligocene–Early Miocene Marine Transgression of Patagonia. En Folguera, A., Contreras Reyes, E., Heredia, N., Encinas, A., Oliveros, V., Dávila, F., Collo, G., Giambiagi, L., Naipauer, M., Maksymowicz, A., Alvarez, O. (eds.) The evolution of the Chilean-Argentinean Andes, Chapter -, Springer Earth System Sciences (en prensa) ISBN 978-3-319-67773-.

 

Book webpage: http://www.springer.com/us/book