Una actualización del conocimiento sobre la diversidad y distribución geográfica durante el Triásico Tardío y el Jurásico Temprano de los de los primeros mamíferos y los cinodontes, sus antecesores, ha sido presentada en un reciente libro de la Springer’s Geobiology Book Series que Este trabajo ha sido realizado por un investigador de nuestro Instituto en conjunto con un colega del Instituto Miguel Lillo (CONICET).

Luego de la colosal extinción masiva de finales del Pérmico, durante el Mesozoico temprano ocurrieron muchos cambios que transformaron el clima y, con él, la composición faunística de los ecosistemas. El Triásico fue un momento clave en la reestructuración de las comunidades terrestres. Dos linajes sobresalen en importancia hacia el final de este período. Por un lado, los cinodontes representan el punto culminante de la historia evolutiva de los sinápsidos no mamalianos, conocidos a través de numerosos grupos diversos morfológicamente. Por otro lado, una importante revolución ocurre en el linaje de los reptiles, con los primeros registros seguidos de una rápida diversificación de los principales linajes de dinosaurios. Particularmente, durante este lapso, los cinodontes desarrollaron importantes novedades evolutivas, marcando el surgimiento de las características típicamente mamalianas y de los primeros mamíferos.

Relaciones de parentesco de los cinodontes graficadas considerando la escala temporal modificada.

De acuerdo al análisis efectuado por los autores, se han reconocido hasta el momento aproximadamente 150 géneros de cinodontes en el registro fósil entre su primera aparición, en el Pérmico tardío, y el Jurásico Temprano. La mitad de ellos, 75 géneros, están representados en los 36 millones de años que duró el Triásico Tardío mientras que durante los 27,2 millones de años que duró el Jurásico Temprano habrían vivido 42 géneros de cinodontes (28% del total). En el intervalo Triásico Tardío y el Jurásico Temprano, los cinodontes estuvieron representados por miembros de dos grandes subgrupos: cinognátidos y probainognátidos. Los primeros incluyendo formas típicamente con denticiones adaptadas a dietas herbívoras y los segundos, entre los que surgieron los mamíferos, representados mayoritariamente por formas carnívoras.

Durante el Triásico Temprano, los cinodontes están representados por traversodóntidos, un grupo exitoso y diverso de cinognátidos derivados, y por probanognátidos basales y derivados, incluyendo los morfológicamente novedosos tritilodóntidos, los pequeños triteledóntidos y los mamíferos más basales. Hacia el Jurásico Temprano, se reconoce la diversificación de los tritilodóntidos y un incremento en la diversidad taxonómica de mamíferos primitivos. Se reconoce además la ausencia de cinognátidos, tan abundantes durante el Triásico.

Abundancia relativa entre diferentes grupos de cinodontes durante el Triásico Tardío (Carniano, Noriano-Raético) y el Jurásico Temprano.

La diversidad taxonómica de cinodontes y dinosaurios en el lapso Triásico Tardío-Jurásico Temprano era muy similar mientras que ecológicamente eran muy distintos. Los ecosistemas estaban dominados por formas basales de dinosaurios saurópodos de tamaños medianos a grandes mientras que los cinodontes consistían mayormente en animales pequeños (probainognátidos basales y los primeros mamíferos) y sólo los tritilodóntidos, un grupo muy peculiar de probainognátidos de hábitos herbívoros, alcanzaron tamaños medianos.

Los interesados en los detalles de esta contribución pueden remitirse a:

Abdala, F. y Gaetano, L.C. 2017. Late Triassic cynodont life, time of innovations in the mammal lineage. En Lawrence H. Tanner (ed.) The Late Triassic World – Earth in a Time of Transition. Springer’s Geobiology book series (en prensa) ISBN: 978-3-319-68008-8

Book webpage: http://www.springer.com/la/book/9783319680088