En un reciente trabajo publicado en la Revista de la Asociación Geológica Argentina un grupo de investigadores de nuestro instituto con la colaboración de colegas españoles de la Universidad Complutense y del Instituto de Geociencias de Madrid, destaca la presencia de fenómenos kársticos en unidades jurásicas de la cuenca Neuquina.

Ubicación de las localidades estudiadas en la provincia de Mendoza.

Estudios llevados a cabo en distintos afloramientos de la Formación La Manga (Calloviano medio-Oxfordiano medio), en el sur de la provincia de Mendoza, han permitido reconocer la presencia de una discontinuidad interna, caracterizada por la presencia de un paleokarst. Esta superficie había sido ya reconocida por Pablo Groeber como calizas alveolares, quien reconoce además costras de alteración con tonalidades amarillentas o pardas en determinados niveles de las “Calizas azules con Gryphaea”. Esta discontinuidad aparece en el techo de las facies arrecifales y barreras oolíticas que definen una sucesión somerizante, o en facies que indican sedimentación perimareal.

Secciones estratigráficas de la Formación La Manga analizadas.

En el primer caso, los depósitos paleokársticos están representados por brechas mantiformes, de colapso y de sumideros. Éstas son brechas caóticas, internamente desorganizadas, con fábricas que varían entre clasto y matriz sostén. Presentan desde tamaños milimétricos hasta decimétricos, con límites irregulares producto de la disolución. Se reconoce el desarrollo de epikarst en las facies perimareales que muestran ciclos de somerización truncados en una rampa interna de bajo gradiente.

Superficie paleokárstica sobre facies arrecifales en Bardas Blancas y brechas representativas.

Fluctuaciones del nivel freático durante períodos de exposición subaérea controlaron el de¬sarrollo de cementación pendante, y de calcita drusiforme con valores negativos de δ18O (-5,08 a -6,21 ‰) que reflejan la ac¬ción de aguas meteóricas.

Lámina delgada de una brecha y diferentes aspectos macroscópicos.

El epikarst muestra cavidades de disolución que alcanzan entre 3 y 5 cm por debajo de la superficie, conteniendo óxidos de hierro y pisolitas irregularmente distribuidas. La discontinuidad está señalada por el paleokarst y los rasgos de epikarst, los cuales evidencian exposición subaérea y procesos de disolución como consecuencia de la caída del nivel del mar.

Láminas delgadas de pisolitas con cemento pendante y otros aspectos macrosópicos.

Para mayores detalles se remite a los lectores al trabajo original.
Palma, R.P.,Bressan, G.S.,  López-Gómez, J., Chivelet, J.M. y Kietzmann, D.A. 2017. Las facies paleokársticas en la Formación La Manga (Oxfordiano Medio) en el sur de Mendoza. Revista de la Asociación Geológica Argentina 74(1): 40-48.

Journal webpage: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_serial&pid=0004-4822