En un trabajo recientemente publicado en la revista Tectonophysics, investigadores de nuestro instituto, junto con investigadores de otras instituciones del país y del extranjero, han dado a conocer interesantes observaciones sobre la deformación de intraplaca del sector central de la Patagonia.

Mapa de ubicación, marco tectónico y mapa geológico de la región estudiada.

Mapa geológico de la siuerra de San Bernardo y su estratigrafía.

La deformación contraccional en las áreas de intraplaca es todavía poco comprendida en relación con la deformación similar en los márgenes de la placa. Con el fin de contribuir a su comprensión, los autores estudiaron el antepaís fragmentado (broken foreland) de la Patagonia en Sudamérica cuya evolución sigue siendo controvertida. Las restricciones temporales de estos eventos tectónicos y la caracterización estructural de esta faja de deformación son limitadas.

Estratos de crecimiento en el Grupo Río Chico y corrimientos asociados.

También, las causas principales de la localización de la tensión en este orógeno lejos del margen de la placa son enigmáticas. Para desentrañar los sucesos tectónicos, se estudió el registro sedimentario cenozoico del sector central del antepaís fragmentado de la Patagonia correspondiente a la Sierra de San Bernardo entre los 44° 30′ y los 46°S, y su relación con los  los Andes Patagónicos de la Meseta de Chalia, as los 46°S) siguiendo un enfoque que implicara la detección de estratos de crecimiento, la geocronología U-Pb y el modelado estructural.

Vista en planta y secciones de los estratos de crecimiento.

Además, se erealizó un análisis de alta resolución del espesor elástico efectivo (Te) de la placa superior para examinar la relación entre la localización de la contracción de intraplaca y con eventuales variaciones de la resistencia litosférica. El hallazgo de estratos de crecimiento en depósitos eocenos (~ 44-40 Ma) sugiere que la contracción en los Andes y el antepaís fragmentado de la Patagonia estuvo vinculado a la fase Incaica.

Mapa geológico y secciones estructurales de la Meseta del Chalía.

La identificación de depósitos sinextensionales sugiere que el antepaís fragmentado colapsó parcialmente durante el Oligoceno hasta el Mioceno temprano. Durante los tiempos miocenos medios, la fase contractiva quechua produjo el plegamiento de las rocas volcánicas neógenas y la depositación de olistostromas a los ~ 17 Ma.

Evidencia de neotectònica en la Sierra de San Bernardo.

Por último, el mapa de espesor elástico efectivo Te realizado muestra que la contracción de intraplaca se relaciona con las fases andinas localizadas preferentemente a lo largo de las zonas de debilidad litosférica (Te <15 km). Por lo tanto, la distribución de la tensión observada en el antepaís fragmentado de la Patagonia central parece estar controlada por variaciones laterales en la resistencia litosférica.

Sección litosférica a los 45ºS con la estructura de deformación de la corteza balanceada y restaurada.

Las variaciones de este parámetro podrían estar relacionadas con debilitamiento producido por rifting de intraplaca en tiempos paleozoico-mesozoicos. Para mayores detalles se remite al lector al trabajo original.

Gianni, G.M., Echaurren, A., Folguera, A., Likerman, J., Encinas, A., García, H.P.A., Dal Molin, C. y Valencia V.A. 2017. Cenozoic intraplate tectonics in Central Patagonia: Record of main Andean phases in a weak upper plate. Tectonophysics 721: 151-166.

Journal webpage: www.elsevier.com/locate/tecto